Resucitar el Net.art

El mercado del arte ha descubierto la red Internet para la distribución de obras.

Para algunos artistas el hecho de no estar presentes en la red es sinónimo de fracaso e inexistencia; pero para otros, Internet es mucho más que un canal de difusión y promoción. Existe el Net.art.

El Net.art es una corriente artística de finales del siglo XX que utiliza Internet como medio de creación y espacio de exposición a la vez. En sus inicios esta corriente se caracterizaba por su intención de permanecer al margen del mercado y de la historia del arte tradicional. Con los años estos principios se han desdibujado. Algunos hablan ya de la muerte del Net.art.

Ahora, proclamada su muerte, merece la pena hacer un recorrido por la historia de este arte de redes. Quizás, tú eres el llamado a resucitarlo.

.

.

A nadie le sorprendió que el mercado del arte incorporara la red Internet para la distribución de obras. Cada vez son más los artistas que utilizan Internet para promover sus trabajos. También lo hacen los museos, las galerías y las subastas. De hecho, para muchos, no estar presentes en Internet es sinónimo de fracaso e inexistencia. Pero para otros, Internet es mucho más que un canal de difusión. Hay artistas que han sabido hacer de la misma red Internet un instrumento y un material de creación como podrían ser un pincel o un trozo de mármol. Hablamos del Net.art.

El Net.art son todas aquellas producciones artísticas que utilizan la red Internet como medio de creación y espacio de exposición a la vez. El Net.art funciona sólo en Internet y como forma de arte que es, se caracteriza por su interés y su intención de explorar, innovar e incluso traspasar los límites éticos, políticos y tecnológicos de la red.

.

Esta tipología de arte surgió a mediados de los años 90 del siglo XX, cuando en Europa, un grupo de curiosos con ganas de innovar accedieron al World Wide Web. Algunos eran artistas, otros no, pero todos compartían un mismo sentimiento: amaban la tecnología y querían descubrir cómo funcionaba la red y todo lo que ésta podía ofrecerles. Entre ellos estaban el esloveno Vuk Cosik o la pareja formada por el belga Dirk Paesman y el noruego Joan Heemskerk, conocidos como Jodi.org.

.

El World Wide Web, que en sus inicios era simplemente un medio de comunicación textual, hizo posible la conexión y la colaboración entre individuos que se encontraban a kilómetros y kilómetros de distancia. Esta herramienta permitió a aquel grupo de peculiares artistas, la creación de comunidades virtuales, primero, y sites específicos, más tarde. A partir de este contacto múltiple y transfronterizo, comenzó el Net.art como una nueva corriente artística.

netart

Muestra sacada de una obra Net.art

Las obras del Net.art tienen sus particularidades. De hecho, toda obra de arte las tiene, pero el caso del Net.art es aún más excepcional. El Net.art es un arte intrínsecamente global, acelerado e inaprensible. Este arte está en continuo movimiento, se desarrolla en un instante, resistiéndose a cualquier intento de ser fijado y capturado en el tiempo. No podemos, por lo tanto, coleccionar Net.art. Por otro lado, toda obra Net.art transmite un mensaje de contenido crítico, político o reivindicativo. Los temas son varios, pero el más común es la crítica a la propia tecnología. En cuanto a su aspecto, llama la atención que este tipo de obras jamás se caracteriza por su belleza estética. Más bien lo contrario. Esto hace que connoten sensaciones más próximas al rechazo y a la marginalidad. Y es que uno de los objetivos de los creadores del Net.art era mantenerse al margen del mercado del arte y distanciarse de la historia del arte tradicional.

.

El Net.art no es pintura ni escultura, pero tampoco es dibujo. Internet permite al Net.art crear nuevas texturas a partir de imágenes y sonidos de extrema calidad. Estos son algunos ejemplos interesantes: Yugop, Shibumi y Jodi.

net-art-2

Muestra sacada de una obra Net.art

Han pasado tan solo 15 años desde su nacimiento y ya son varias las voces que certifican la muerte del Net.art. ¿El motivo? Los reiterados intentos de mercantilizarlo. En los últimos años se han creado galerías de Net.art, se han comprado y vendido sites y hasta incluso se han pirateado y plagiado obras. El Net.art muere en el momento en que se intentan materializar sus creaciones. Y es que recordemos que Net.art es aquello creado exclusivamente en y para Internet, en el momento en que una obra puede funcionar fuera de la red, deja de pertenecer al Net.art y se convierte en otra cosa diferente como podría ser el Media art, un tipo de arte contemporáneo que utiliza las nuevas tecnologías pero que, a diferencia del Net.art, no prescinde de ellas.

.

Navegar por la red puede ser a ratos divertido, otras veces simplemente útil, cuando estás trabajando, y a veces insulso. Pero difícilmente, una página web te provocara las mismas sensaciones que te transmite el último CD de tu banda favorita, ni tampoco hará surgir ese estado melancólico que se instaló en ti tras contemplar, en Berlín, ese cuadro de Friedrich. Internet pide a gritos la invasión de todo tipo de artistas para que navegar sea una actividad de alto impacto emocional. En la red faltan sorpresas, sonrisas, perplejidad, desconcierto, conmoción…Quizás éste sea tu medio y espacio de creación.

.

¡Contribuye a la resurrección del Net.art!


Emma Miguel Rioja

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized

Una respuesta a “Resucitar el Net.art

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s