De los moriscos a Bin Laden y Al Jazeera

key2¿De qué hablamos?

Entre los años 711 y 1492 la Península Ibérica perteneció a los musulmanes, quienes la invadieron e impusieron su dominio durante casi 80 décadas. Durante todo aquel tiempo, los musulmanes convivían con una minoría católica y otra judía. No fue hasta el año 1492, que los católicos empezaron a ganar poder en la Península. Con tal de conseguir dicho poder, primero expulsaron a los judíos, quienes tuvieron que abandonar el territorio con lo puesto. Fueron muchos quienes creyeron que aquello iba a ser una cosa temporal. Prueba de ello es que, con los años, se ha sabido que muchas familias judías se marcharon con las llaves de casa en el bolsillo, confiando ciegamente en que pronto podrían volver. Es más, aun quedan algunas familias por Europa que conservan la tradición de heredar, generación tras generación, la llave de la casa que un día un antepasado suyo tuvo en la Península.

Tras la expulsión de los judíos, hubo otros grandes conflictos, entre los cuales destacó uno capitaneado por el rey Felipe III, que en el año 1609 firmó un decreto de expulsión que obligaba a todos los moriscos (nombre que se les puso a los musulmanes que aun vivían en la Península) a abandonar aquellas tierras para siempre. Entonces había en la Península centenares de miles de moriscos y como es de imaginar, una pérdida tan cuantiosa de población, tuvo sus consecuencias. Estas expulsiones se hicieron bajo un falso motivo religioso. Decimos falso porque lo que en realidad buscaban los católicos era hacerse con el poder económico del territorio. Sentían envidia. No soportaban ver como las tierras de los judíos eran más productivas, o como los artilugios hechos por los musulmanes tenían mayor popularidad. Por eso tomaron medidas drásticas para apaciguar su envidia y apropiarse de las tierras y la clientela del resto de agricultores y artesanos de la Península.

http://www.youtube.com/watch?v=UJVEjGPsJQA

Reflexión

El análisis de este hecho histórico nos hace recordar lo importantes que son los derechos humanos, en especial los que prohíben la discriminación por razón de sexo, raza o religión. La historia nos demuestra que cuando el hombre no se rige por este sano principio que son los derechos humanos, se producen situaciones penosas y muy problemáticas, cuyos efectos pueden alargarse y ser transmitidos generación tras generación durante siglos. La expulsión de los moriscos, aquí en la Península Ibérica es un muy buen ejemplo de ello. A comienzos del siglo XVII, centenares de miles de moriscos fueron obligados a marcharse de su hogar, dejando atrás sus negocios, sus cultivos y sus hogares. Lo perdieron todo. Y tras esa imposición surgió, entre los musulmanes, un sentimiento de venganza, rechazo y rebelión que hoy, en pleno siglo XXI, todavía perdura. Este sentimiento del que hablamos es el que encontramos en el discurso de algunos altos líderes islamistas, como por ejemplo, Bin Laden, que a través de canales internacionales como Al Jazeera (que recordemos, significa Algeciras), difunden mensajes reclamando la posesión de su antiguo territorio aludiendo a un derecho histórico.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s